Publicidad

Situada en la subida hacía el Castillo y dentro del Parque Arqueológico, la Iglesia de Santiago fue erigida sobre las ruinas de un templo romano a finales del siglo XIII. Combina trazas tardorrománicas con elementos protogóticos.

Sus partes responden a una sola nave, ábside semicircular, dos sacristías, un coro y torre-campanario. Sufrió diversas reformas en los siglos posteriores hasta quedar abandonada a finales del siglo XIX, época en la que concluyó su papel de parroquia.

Cabe destacar que la iglesia parroquial de Santiago llegó a ser iglesia archipresbiterial, cabeza de uno de los partidos en que se dividió la diócesis de Plasencia.

En 2003 fue restaurada y posteriormente puesta en valor a partir del 2007 coincidiendo con las excavaciones llevadas a cabo dentro del Teatro Romano, acogiendo en estos últimos años el Centro Museográfico de la localidad.

Publicidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *