Publicidad

La Biblioteca Municipal ‘Doña Marina’ (Malinche) de Medellín ha formalizado la creación en su seno de una sección dedicada específicamente a la literatura colombiana. (En la foto vemos al alcalde de Medellín, Valentín Pozo, y al escritor Antonio María Flórez), en la biblioteca.


Se hace tal y como ya se hizo hace dos años con la literatura mexicana gracias a un fondo de 800 volúmenes donado por la Embajada de México en Madrid con motivo del Congreso Internacional “Hernán Cortés en el siglo XXI” celebrado en esta Villa en abril de 2019.
Este apoyo se logró en virtud de las gestiones previas realizadas con el Instituto Cultural de México en España y la biblioteca “Octavio Paz” buscando su apoyo al proyecto literario de hermanamiento “Cuentos de ida y vuelta”, liderado por Extremadura y que involucraba a creadores de aquel país y Colombia.


En 2016 se desarrolló en el país cafetero el macroproyecto Extremadura en Colombia, una de cuyas actividades fue la participación de Extremadura en la X Fiesta del Libro y la Cultura de la ciudad homónima colombiana. Desde entonces, y a petición de un grupo de artistas e intelectuales españoles, se ha venido trabajando en la propuesta de hermanamiento de las dos Medellín.
Como paso intermedio, en el año 2019 se firmó un Memorando de Intención entre la Secretaría de Cultura Ciudadana de la ciudad colombiana y el ayuntamiento extremeño para ir desarrollando actividades de hermanamiento en distintos ámbitos (cultural, educativo y turístico).


A partir de ello, uno de los compromisos adquiridos en ese Memorando fue la creación de una sección especial en la Biblioteca “Doña Marina/Malinche” dedicada a la literatura colombiana.


La sección ha ido tomando forma con el aporte de relevantes escritores colombianos, que han donado algunos de sus libros, como Piedad Bonnett, Octavio Escobar Giraldo, Orlando Mejía, Maruja Vieira, Lucía Estrada, Ana Mercedes Vivas, Jaime Echeverri, Juan Manuel Roca, Juan Diego Mejía, Adalberto Agudelo, Juan Carlos Acevedo, entre otros.
Antonio María Flórez, el gestor de las donaciones que han permitido la creación de ambas secciones, ha informado que para la dotación de la Sección Colombiana ha contactado con distintas instituciones de aquel país como la Universidad de Caldas, la Academia Caldense de Historia, la Universidad de Antioquia, el Instituto Caro y Cuervo y varias editoriales españolas que publican a autores colombianos para que se tenga un fondo robusto y representativo de una de las literaturas más potentes de Hispanoamérica. Con ello, significó el alcalde Valentín Pozo, se sigue profundizando en el proceso de hermanamiento con la ciudad homónima colombiana y se espera, pandemia mediante, que este año fructifique en grandes logros que beneficie la imagen de ambas y los intercambios culturales y el mutuo conocimiento de dos comunidades estrechamente ligadas por la historia común que las une a partir del topónimo de ambas localidades.

Publicidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *