Publicidad

Yelbes es naturaleza, donde la encina es la gran protagonista. El entorno natural que la rodea la hace idónea para que se haya convertido en los últimos años en el lugar elegido por las cigüeñas para asentar sus colonias pasando todo el año en la pedanía. En invierno además podemos ver como conviven las cigüeñas junto a los miles de grullas que hacen escala en la zona de los arrozales que rodea Yelbes en su ruta migratoria anual. Todo un disfrute para los amantes de la observación de aves y de la práctica del turismo ornitológico o birdwacthing.

Además, acercándose la primavera la floración de los frutales tiñen sus campos de colores convirtiéndolo en todo un espectáculo natural para nuestros ojos.

Publicidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *